A cuatro meses de haber sellado la desvinculación de Sebastián Lovato, ex empleado del Ingenio Azucarero de San Javier y luego de que éste tomara la decisión de encadenarse frente a la empresa por presunto “despido sin causa”, desde la compañía aclararon que “no es injustificado, sino que la decisión fue tomada por las autoridades frente a determinadas conductas y actitudes que impiden que vuelva a retomar su puesto”.

Según ratificaron además los propios directivos del establecimiento, “la decisión giró en torno a la no renovación del contrato que lo avalaba para desempeñar sus tareas laborales en el ingenio”.

El gerente del Ingenio Azucarero en San Javier, Raúl Díaz indicó que “tratamos hasta este momento de preservar la integridad e intimidad de una familia. También, intentamos ayudar a un padre enfermo, y que

esta situación lamentable no sea conocida públicamente”.

Y prosiguió “a pesar de que esto era conocido hacía mucho tiempo en el sector agrícola donde trabajaba”.

“Actitudes irresponsables de sindicalistas nos llevan a contar y mostrar la verdad de los hechos. Sebastián Lovato fue sancionado sin goce de haberes, fue cambiado de lugar de trabajo después de esto. Y una vez finalizado su contrato, decidimos la no renovación del mismo”, explicó.

Raúl Díaz, Gerente del Ingenio Azucarero San Javier.

 

“Es una persona que evidentemente necesita un urgente tratamiento y ayuda psicológica. No podemos dejar de pensar en las mujeres del Ingenio y de San Javier. No podemos dejar pasar por alto esto como algo menor. El pueblo no puede estar sufriendo hoy la exhibición de un ex empleado del centro industrial”, expresó.

“Las cosas se tergiversaron, se malinformaron y se mintió, por eso mostramos la única realidad”, finalizó