Cuando se realicen compras con tarjetas de crédito o débito ya no será necesario firmar el cupón y sólo bastará con mostrar el DNI, con el fin de reducir el contacto en medio de la pandemia de coronavirus.

La Asociación de Tarjetas de Crédito y Compra (ATACYC) informó que no será necesario firmar el cupón o voucher papel cuando se realice una compra con pago de tarjeta de débito y crédito como comprobante, en función de las medidas que se implementan para evitar el contacto que posibilite la propagación del coronavirus Covid-19.

Si bien en algunos comercios esa medida ya se estaba implementando desde el inicio de la cuarentena, la entidad oficializó ahora la decisión en una medida que está orientada a «reducir el contacto físico y el tiempo de cobro para resguardar la salud de todos los usuarios».

Esta nueva modalidad rige para abonar cualquier importe, con tarjeta de débito o crédito y es sin tope, informó esa cámara en un comunicado. El director ejecutivo de ATACYC, César Bastien, dijo que la decisión «busca cuidar la salud tanto de compradores como de cajeros y comerciantes y es una pequeña contribución para evitar la propagación del coronavirus».

Sumó la importancia de «recordar que si la transacción se realiza con una tarjeta y una terminal contactless, no hay necesidad de entregar la tarjeta, sólo se la aproxima a la terminal y se realiza el pago».

Desde mayo los vencimientos de las tarjetas de crédito no se postergaron y no sucedió lo mismo que en marzo y abril, cuando el Banco Central le impuso un plan a los bancos para que le ofrecieran a los clientes financiar en cuotas el saldo del mes pasado. Sí se mantiene el tope de la tasa que se puede aplicar para financiar el saldo de los plásticos, que es de 43%.

Los que dejaron de pagar el total de la tarjeta de crédito en abril pudieron entrar al plan para saldar esa cuenta en cuotas. El plan daba tres meses de gracia y luego, desde agosto, se empieza a cancelar en 9 cuotas fijas mensuales iguales.

Por su parte, el bloque del Frente de Todos presentó en el Congreso un proyecto de ley para suspender los intereses punitorios por el uso de tarjetas de crédito que no sean emitidas por bancos hasta que finalice la cuarentena, que aún no fue considerado.