Cecilia Rojas comenzará a trabajar a partir de hoy en la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura de la Provincia de Misiones, organismo que depende administrativamente y funciona en el ámbito de la Cámara de Representantes de la Provincia de Misiones.
Esta iniciativa tiene su origen y surge de un pedido formal realizado el 27 de agosto del corriente año por Cecilia Rojas, que se concretó hoy miércoles 09 de septiembre, dando sus primeros pasos Cecilia Rojas en la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura de la Provincia de Misiones, a los fines enriquecer el trabajo y las tareas que viene desarrollando dicho organismo, entendiendo que su aporte es de vital importancia y sumamente enriquecedor a los fines de conocer, entender y comprender las distintas situaciones que atraviesan, en la actualidad, las personas privadas de su libertad en contexto de encierro, en un todo y conforme lo disponen los tratados internacionales y la normativa nacional y provincial.
Hay que resaltar las posibilidades técnicas y administrativas generadas por la Cámara de Representantes que permiten poder contar con Cecilia Rojas en la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura de la provincia de Misiones.
Es de suma importancia el aporte, desde el punto de vista de lo vivido por Cecilia Rojas, quien conoce mejor que nadie los pormenores de lo que ocurre intra muros en la Unidades Penales, esto se puede traducir claramente en una herramienta fundamental para la Comisión, que sumará experiencia y conocimientos a los Miembros y al Equipo Técnico para poder desarrollar sus funciones, actividades y tareas de manera más eficaz y eficiente.
La Comisión Provincial de Prevención de la Tortura de la Provincia de Misiones, es un organismo independiente, imparcial y objetivo, creado por Ley IV N° 65, compuesto por representantes de ONGs, del Poder Ejecutivo y la Legislatura Provincial (mayoría y primer minoría), se constituyó formalmente el 01 de octubre del 2016 y tiene como principal función, entre otras, el control y monitoreo de los lugares de detención, recorriendo permanentemente Unidades Penitenciarias, Comisarias, y cualquier otro lugar donde se encuentren personas privadas de su libertad en contexto de encierro, velando por el cumplimiento de la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, y aplicando el Protocolo Facultativo de dicha Convención.