El Centro Cultural contará con un anfiteatro descubierto para más de 300 personas donde la gente se podrá reunir y compartir los espectáculos en comunidad. También habrá aulas talleres que podrán ser utilizadas para brindar clases artísticas, se contará además con un bar, recepción, salón de exposiciones, una sala de reuniones y oficinas administrativas, entre otras cosas.

La obra, un anhelo de la población de larga data, se puso en marcha la semana pasada, cuando la empresa que ganó la licitación comenzó a realizar el cerramiento perimetral de seguridad para luego comenzar con las tareas.

En la oportunidad, el intendente de la ciudad de Eldorado Dr. Fabio Martínez estuvo dialogando con el encargado de los trabajos y agradeció al gobernador Dr. Oscar Herrera Ahuad por el acompañamiento de siempre, al responsable de la Dirección General de Arquitectura de Misiones Arq. Gunnar Krieger, al ministro de Cultura Joselo Schuap «y a todos los que hicieron posible este sueño de todos los eldoradenses» indicó emocionado el jefe comunal.

En referencia a los detalles de la obra, la directora de Planeamiento de la Municipalidad de Eldorado Arq. Norma Pretzel explicó que en el edificio que es patrimonio arquitectónico se desarrollará la sala de exposiciones, la galeria, la sala de reuniones y sanitarios. Y en un ala nueva se desarrollará el bar, recepción, oficinas administrativas, depósito, sanitarios y 4 aulas talleres para actividades de formación cultural o artística.

Por otra parte, adelantó que en «la plaza» del lugar, habrá un grupo de sanitarios públicos un escenario y anfiteatro descubierto, con sanitarios, camarines y depósito.

Fundamento

En un contexto de identificación socio-cultural, la puesta en valor de la ex Terminal de Ómnibus de Eldorado resulta una acción relevante en relación con el interés local por el fomento de la sensibilidad pública sobre los patrimonios arquitectonicos, históricos y culturales de la comunidad.

El proyecto dará cuenta de ese patrimonio y contendrá como objetivo sus conceptos fundamentales de «proteger y conservar todo aquello que identifique o distinga la memoria histórica del lugar».

Específicamente el casco arquitectónico de la ex Terminal se impondrá como ícono de un proceso temporal operando como fuente testimonial de los cambios, en la ocupación de los espacios, el poblamiento y los intercambios que en Eldorado fueron facilitados por los medios de comunicación, en este caso el terrestre.

Es importante recordar que con la construcción de la ex Terminal de Eldorado se inauguró una nueva etapa que fundacionalrnente se basaba en el transporte por el río Paraná y lentamente fue cambiando a medida que se desarrollaron las rutas entre los pueblos y colonias, que se adentraron en el territorio ocupando el espacio y acrecentando las relaciones sociales y el desarrollo en todo sentido.

En este marco el proyecto permitirá cultivar libremente los diferentes usos que se decidan organizar allí y que faciliten toda expresión que ayude a reforzar la memoria histórica y mantenga viva la dinámica ocupacional del lugar.