En el marco de sus políticas sociales, el Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional lleva adelante el programa Viviendas Rurales, a través del cual se construyen casas en un esfuerzo compartido entre el organismo, la institución involucrada -en este caso, la APTM-, y el colono.

 

Se trata de la tercera etapa del acuerdo entre el IPRODHA y la Asociación Plantadores de Tabaco. Las dos primeras se concretaron en el Norte provincial y en Colonia Aurora. Actualmente, los cinco beneficiarios son de San Vicente, y se está trabajando en una cuarta etapa.

 

El tabacalero podrá abonar el pago en 360 cuotas mensuales o 30 anuales, de una vivienda que contará con dos dormitorios, una sala, cocina-comedor, lavadero, baño, galería y un espacio destinado a una futura ampliación.

 

“El beneficiario recibe los materiales y recursos económicos para la mano de obra calificada, y ellos ponen la no calificada. Y comienzan a pagar una vez que la casa esté finalizada. El plazo de ejecución es de entre 6 y 8 meses”, expresó el director de Viviendas Rurales, Ing. Roberto Filippa.

 

Por su parte, desde la APTM refuerzan el propósito de “extender el cupo para llegar a las distintas zonas tabacaleras”. Fue Albino Hirsch quien representó a la Asociación en el acto simbólico que se realizó.