Sebastián Tiozzo resultó electo concejal de Eldorado por el Frente Popular Agrario y Social Para La Victoria. En los comicios celebrados el último domingo, el sublema que encabezó el médico eldoradense graduado en Cuba, “Eldo Toda la Vida” obtuvo 4295 votos, convirtiéndose en la segunda fuerza política de la ciudad, detrás del Frente Renovador. Junto a Diego Rodríguez Larcher (FR) y Daniel González (JxC) ingresará al cuerpo deliberativo en diciembre de este año.
“Estamos muy contentos, con una alegría inmensa. Es que uno puede diseñar estrategias, trabajar mucho, planificar; pero que todo esto se traslade a los votos era el gran desafío. Poder interpretar el deseo de la ciudadanía, comprender que quiere realmente la gente, es lo que amerita un análisis muy profundo. Es muy satisfactorio poder ser esa voz nueva que reclama la ciudad de Eldorado en el Concejo Deliberante, lo que nos da una responsabilidad enorme que asumimos con mucha madurez y sobre todo con alegría”, destacó en una entrevista realizada por Multimedios Génesis esta mañana.
Interpretando a la Sociedad
“Nosotros siempre tuvimos la confianza de poder interpretar la voluntad de la sociedad y pensábamos que llegar en el tercer lugar en estas elecciones sería casi una hazaña; pero cuando cerraron los comicios y comenzaron a llegar los resultados de las diferentes escuelas nadie quería decir nada, nadie se animaba siquiera a festejar; tenemos que seguir esperando más resultados decíamos. Hoy reconocemos que es enorme lo que logramos entre todos, habernos convertido en la segunda fuerza política de Eldorado. Todos saben como trabajamos y cual es nuestro compromiso; a algunos nos tocó estar en la lista de candidatos, pero todos somos militantes”.
Conciencia Ciudadana
“El día de las elecciones fue muy largo e intenso porque tuvimos que enfrentar las adversidades del clima por la fuerte tormenta y lluvias que complicó mucho a la gente, sobre todo en los barrios. Nuestros fiscales en algunas escuelas me decían que faltaban nuestros votos u otras cosas impropias de la madurez cívica que ya deberían dejar de hacerse. Cuando me decían que deberíamos hacer lo mismo yo les insistía en que mantengamos nuestra conducta y ratifiquemos que somos diferentes. Tuvimos casos de boleteos frente a las puertas de algunas escuelas y a pesar de haber informado a las autoridades poco se hizo; pero yo le decía a nuestra gente que eso solo genera rechazo en la propia sociedad y lo van a hacer sentir en las urnas. Era el momento de mantener la calma, confiar en nuestras propuestas y formas de hacer política. Por eso cuando comenzaron a llegar los resultados de las urnas fue como una palmada de reconocimiento de que se pueden alcanzar objetivos sin necesidad de caer en los viejos vicios de la política tramposa; por eso destacaba que es la propia gente la que -con su conciencia ciudadana y política- determina los resultados”.
Construir desde las bases
“Nosotros tenemos una impronta de trabajo que la gente ya conoce, y no solo el vecino del barrio más alejado; sino pretendemos tener la capacidad de representar a todos los sectores sociales, porque muchos de ellos hoy no tienen representación. Siempre sostuve que la banca que queríamos en el Concejo Deliberante era para el pueblo de Eldorado. Para toda esa gente que ingresa allí una nota y tiene que esperar un año a que un concejal lo reciba, después la nota pasa seis meses a una comisión, caducan plazos y le dicen al vecino que tiene que hacer todo el trámite nuevamente. Y así ocurre en muchos casos. Por eso digo que nuestra banca va a ser de esos sectores y que trabajaremos junto a todos ellos. Creo que es fundamental recordar que esta manera de construir con la gente nos permitió acceder a un lugar en Concejo Deliberante; fuimos valorados por toda la sociedad y nunca dejamos de trabajar, más allá de los resultados electorales de los años 2017 y 2019. La gente sabe que gran parte de los políticos -especialmente los candidatos- aparecen solo en épocas de campaña, y nosotros creemos en una tarea sostenida, como venimos haciendo desde hace años en la ciudad. Ahora tenemos el desafío de llevar esta nueva impronta que -más allá del color político que cada uno represente en el Concejo Deliberante, todos los concejales debemos trabajar para la ciudad, para eso fuimos elegidos. Ni por intereses personales ni buscando beneficios propios; todos tenemos que estar a la altura de lo que hoy demanda la sociedad”.
Eldorado del futuro
“Sueño con una sociedad donde todos los sectores sean protagonistas y partícipes, dejando de lado esa apatía que no logra dinamizarnos; una ciudad protagónica donde las diferentes fuerzas civiles de la sociedad, tanto comunitarias, deportivas o culturales podamos juntarnos en una gran mesa de trabajo a pensar y planificar para poder construir una ciudad organizadamente. Donde las prioridades se establezcan en proyectos sostenidos en el tiempo, sin importar los cambios políticos que puedan darse en el Concejo Deliberante o el Ejecutivo Municipal. Las nuevas autoridades que vengan tienen que saber que hay un mandato social establecido que es el que marca el rumbo que debemos respetar. Estamos convencidos que se le puede asignar un rol protagónico al ciudadano y es responsabilidad de la dirigencia política la generación de esos nuevos espacios de participación social en Eldorado”.
Nuevos objetivos por el bien común
“Queríamos llegar al Concejo Deliberante para garantizar todas las funciones del concejal; es decir, velar para que los recursos públicos se inviertan siempre para beneficio del pueblo. Pero sin dudas seguimos soñando en ser nosotros quienes podamos llegar a representar a todos los eldoradenses desde el Ejecutivo y llevemos adelante las acciones municipales. Como fruto del trabajo de cinco años ya logramos el objetivo de estar en el Deliberativo siendo la segunda fuerza política; lo que aumenta nuestra responsabilidad de trabajar. Pero no se trata solo de soñar, sino seguir alcanzando nuevos objetivos por el bien común, cosa que reafirmamos como un compromiso de todos los días con la sociedad. Cuando la gente nos pedía mercaderías, vales, entrar a alguna fuerza, o alguna prebenda, les decíamos que nosotros no somos el Estado, y que no venda su voto por una bolsa de mercaderías o una promesa de contrato para un familiar; insistíamos en que apostara con su voto -que es el poder que nos da la democracia- a la persona que considerara mejor vaya a representarlo en el Concejo Deliberante. De eso se trató nuestra campaña, y nuestro mayor compromiso es redoblar ahora todos los esfuerzos para estar a la altura de la situación”, concluyó