Desde la tarde noche del viernes y durante toda la jornada del sábado hubo un intenso movimiento turístico en el paso fronterizo entre Bernardo de Irigoyen y la ciudad brasileña de Dionisio Cerqueira, teniendo en cuenta que este es uno de los paso terrestres más utilizados por turistas argentinos y de otros países del Mercosur que eligen vacacionar en tierras y playas brasileñas.

En consecuencia, con el cambio de quincena y el recambio turístico que se genera, desde ayer por la tarde empezaron a incrementarse las largas colas en el centro de frontera como así también en el puesto sanitario apostado al costado de la aduana argentina.

Tanto para el ingreso como para el egreso del país hay demoras de entre 5 y 7 horas, demoras que se generan debido a algunas complicaciones con los requisitos sanitarios, la falta de organización para los tramites, ya que se forma una sola fila para los tramites y controles sanitarios donde hay tanto personas que entran como que salen del país o los que hacen trafico vecinal fronterizo y el puesto de salud del lugar cuenta únicamente con dos personal, uno administrativo y un enfermero.

Por otro lado hay complicaciones con el sistema informático de Migraciones, según lo manifestado por varios turistas consultados por El Territorio, que coincidieron en que de a rato es muy lento el sistema, se colapsa o se cae generando más demoras de lo habitual.

Lo que se pudo observar en las jornadas de ayer y hoy es que las personas eligen mas el día para la salida del país mientras que por la tarde noche es el momento del regreso al territorio nacional ya que este paso fronterizo trabaja la 24 horas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *