OBERÁ. El cambio climático generado por el calentamiento global constituye la mayor amenaza medioambiental a la que se enfrenta la humanidad. Es un problema global que alcanza una perspectiva ambiental, política, económica, social y económica. La causa es la gran cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) que se encuentran en el ambiente, entre ellos el famoso CO2, principal responsable de este fenómeno.

El último mes de mayo, a pesar del freno en la actividad social que representó el COVID-19, se alcanzó la mayor cantidad de partículas de CO2 en el ambiente: 417 partes por millón de CO2 en la atmósfera, un nivel nunca registrado en la historia de la humanidad.
Cerca del 60% de todas las emisiones mundiales de CO2 provienen de la producción de energía a través de tecnologías no renovables, es decir, de combustibles fósiles como el petróleo, carbón y gas natural. Son recursos limitados, se encuentran en la naturaleza y son contaminantes.

El desafío que tenemos como sociedad, es mudar la matriz energética actual a las formas de producción que no perjudiquen al medio ambiente. Esto se puede lograr a través del uso de fuentes de energías renovables que no generen residuos.

Entre ellas la eólica, solar, hidráulica, biomasa, entre otras.

Un poco de historia

Los esfuerzos por bajar el nivel de emisiones de gases del efecto invernadero se viene dando desde hace varios años. El protocolo de Kioto, que se firmó el 11 de diciembre de 1997 y entró en vigencia el 16 de febrero de 2005, fijó límites para las emisiones de Gases de Efecto Invernadero de los países industrializados.

Desde entonces, las metas a nivel mundial han sido mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de los 2ºC con respecto al nivel preindustrial, y esforzarse para limitarlo en 1,5ºC, así como alcanzar la neutralidad de emisiones entre 2050 y 2100.

Argentina también es uno de los países que se ha comprometido con acuerdos internacionales fijando como contribución el objetivo de no exceder la neta de 483 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (tCO2eq) en el año 2030. También se propuso que para el 2025 el 20% de la demanda eléctrica se cubra con energías renovables.

Si bien se está avanzando, se debe trabajar mucho aún, ya que es impensable lograr estos objetivos sin aumentar de manera significativa la proporción de energía renovable en el conjunto de fuentes energéticas en el país, ya que la energía renovable representa hoy el 8% de la potencia total instalada en el país.

Generar Energía Solar es cada vez más accesible

Según la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), los costos de la tecnología fotovoltaica han experimentado una reducción de casi un 80% en la última década, lo que la convierte en la tecnología renovable más barata y competitiva para generar electricidad, superando al carbón, el gas o la energía nuclear.

A nivel mundial, Estados Unidos fue la primera potencia generadora de energía solar durante casi una década, hasta que fue superada por Japón desde el año 2000. Más adelante se impondría Alemania para luego volver a ser superada por Estados Unidos.

Pero a mediados de 2010, China empezó su escalada y se convirtió en el primer productor mundial. Hoy en día la energía fotovoltaica es una de las mayores industrias de la República Popular China.

En algunos países de Europa como en partes de China, se ha logrado la paridad de red. Es decir, es más barato producir energía solar en los hogares que obtenerla en la red eléctrica.

En América del Sur, el país líder de la región es Chile, con aproximadamente 2.6 GW de potencia instalada, seguido por Brasil, con 2.4 GW. Argentina también ha experimentado un fuerte crecimiento y ha más que duplicado su capacidad en 2019.

Las tendencias mundiales están llevando al autoconsumo. Las nuevas investigaciones están apuntadas a la búsqueda de una tecnología que permita almacenar de forma más eficiente la energía que se genera con sistemas fotovoltaicos, sobre todo en cantidades masivas.

También se trabaja en el desarrollo de nuevos materiales que permitan que las celdas solares se mimeticen con la arquitectura en las ciudades y tengan un alto rendimiento por m2.

Primer showroom de Energía Renovable en Misiones

En esta sintonía global, se inauguró durante el mes de junio en la ciudad de Oberá una oficina y showroom de productos y sistemas de energía renovable. Orientado principalmente a los sistemas de energía solar, brinda servicios de asesoramiento y diseño de proyectos, instalación, mantenimiento y venta de productos.

Según explicaron sus realizadores, tiene como objetivo principal “educar e informar a la sociedad sobre las posibilidades que existen en la utilización de los recursos naturales para lograr ser más sustentables, tanto en nuestros hogares como en los comercios o industrias”.

Por otro lado, explicaron que las ventajas de estos sistemas son múltiples, ya que “además de colaborar con el medio ambiente, todos los sistemas y productos generan un ahorro en energía eléctrica redundando en un ahorro en la facturación de energía. Y a su vez, para las zonas aisladas donde no existe conexión a la red, representan una gran solución para contar con electricidad utilizando solamente la energía del sol”, contaron.

“Invitamos a todos los misioneros a visitarnos”

El showroom se encuentra en la calle Buenos Aires 176 en la Ciudad de Oberá y tiene sus puertas abiertas de lunes a viernes por la mañana y tarde, y sábados por la mañana. “Invitamos a todos los que deseen conocer más sobre los productos o tengan proyectos en mente, a pasar por el local para recibir información y asesoramiento.

Entre nuestros principales objetivos está el educar y concientizar a la comunidad en relación a los hábitos de consumo y el uso eficiente de la energía.

También recalcamos que es muy importante el aporte que se hace con cada producto de generación de energía a través del sol, ya que se evita la emisión de toneladas de Co2 al medio ambiente cada año”, explicó Claudia Beck; de Beck Energie, impulsores de la iniciativa.