Esta especie de fauna autóctona se encuentra críticamente amenazada en Argentina por diferentes razones, entre las principales la captura ilegal con fines de mascotismo, los brotes de Fiebre Amarilla y la reducción de hábitats por deforestación. Se estima que en Misiones quedan apenas entre 20 y 50 ejemplares. A nivel internacional está categorizado como uno de los 25 primates más amenazados.

Desde el punto de vista humano ofrece importantes servicios ecosistémicos: ayuda a regenerar el bosque a partir de diseminar semillas de plantas a través de las heces; y son centinelas de la salud: la muerte de estos animales por Fiebre Amarilla brinda una alerta temprana al sistema sanitario de los brotes de la enfermedad.

El proyecto de ley fue presentado por el diputado Rafael Pereyra Pigerl y podría tomar estado parlamentario en la próxima sesión. Tiene el acompañamiento del vicepresidente primero de la Legislatura, Hugo Passalacqua y del presidente del bloque de diputados renovadores, Martín Cesino.

En ese contexto, se desarrolló en el edificio Anexo del Parlamento Misionero una reunión que contó con la participación de la doctora e investigadora del Conicet, Luciana Oklander, quien se refirió a su trabajo en relación con estos primates, y cuya investigación y aportes técnicos se tuvieron en cuenta para la realización del proyecto de ley. También estuvo presente el autor del proyecto; y los diputados provinciales Isidro Duarte, Rolando Roa, Norma Zawicz, Mario Vialey y Jorge Lezcano.

Además, asistió a la reunión el ministro de Cambio Climático, Gervasio Malagrida; por el ministerio de Ecología, el subsecretario Alan Benítez Bortich; el director ejecutivo del Instituto Misionero de Biodiversidad, Emanuel Grassi; y la directora general de Asuntos legales de la misma organización, Silvana Cima; entre otros referentes vinculados a la protección del ambiente.

Se reconocen 3 subpoblaciones de Alouatta caraya en Argentina – explica el autor de la iniciativa – de las cuales la subpoblación residente en Misiones y el río Uruguay se encuentra categorizada como “En Peligro”, por sumarse la amenaza de ser una zona con repetidos brotes de Fiebre Amarilla; y esta especie es muy sensible al virus, mostrando una alta mortalidad al infectarse y, por lo tanto, actúa como centinela temprano para la detección del virus.

“Las poblaciones misioneras de la especie, tienen un tamaño reducido y pueden estar genéticamente limitadas para enfrentar nuevos brotes de fiebre amarilla, que podrían afectar rápidamente a todos los individuos”, advierte. Además, es la especie de primates silvestres con mayor presión de captura ilegal con fines de mascotismo en Argentina; un indicador de esto es la alta frecuencia de encuentros de esta especie en los decomisos realizados en el marco de operativos de control y fiscalización.

De avanzar la iniciativa, el Carayá Negro y Dorado (Alouatta caraya) podría alcanzar la categoría de Monumento Natural a partir del artículo 14 de la Ley XVI 29 de Áreas Naturales Protegidas, y de la Ley XVI 47 sobre la Conservación y Aprovechamiento Sostenible de la Diversidad Biológica y sus Componentes. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *