La crisis se extiende por la impericia que demostró el gobierno nacional en estos dos meses de gestión, sin más programa que un brutal ajuste sobre la clase media y los jubilados. En ese escenario, Misiones intenta que el país vuelva a la racionalidad a través de la construcción de consensos. Por Fiorella del Piano

La grieta no solo se consolidó, sino que se hizo más profunda y peligrosa en estos dos meses de presidencia de Milei. El presidente alienta profundamente la división y pone en riesgo la unidad nacional con su permanente desprecio y ataque a los que no piensan como él.

Esta semana presenciamos nuevamente un ataque frontal a las provincias y sus gobernadores, sin importar su color político, si no existe alineación total con Casa Rosada para el presidente los mandatarios provinciales y los distintos legisladores nacionales son “delincuentes”, “casta”, “corruptos” a los que se los debe “fundir”. El reciente despido del titular de Anses y de la secretaria de Minería es esclarecedor: sencillamente fueron echados por responder a gobernadores cuyos diputados no votaron a favor de un par de incisos en la Cámara baja.

El escenario que se está generando es uno de violencia política del que no se tiene registro en los últimos años del país.

La profunda crisis económica, que Nación acentúa con el desfinanciamiento de cuestiones fundamentales para el funcionamiento normal del país (suspensión de la obra pública, congelamiento salarial y de jubilaciones, nula transferencia de recursos hacia las provincias, aumento de impuestos) es el caldo de cultivo perfecto para que se materialice un abismo del que es difícil retornar.

Por ello es importante analizar el papel de la Renovación Neo en el debate de la Ley Ómnibus en el Congreso Nacional, donde los diputados misioneros fueron más allá de las disputas e hicieron un fuerte llamado a la racionalidad, que es el mandato que le fue concedido por los misioneros en mayo pasado, cuando el 75% del electorado le dio su voto de confianza al Frente Renovador.

La responsabilidad principal por el rumbo político y económico en un país como Argentina es del presidente. Milei tiene todas las facultades para llevar a cabo su programa de gobierno, que hasta el momento es uno de tintes ortodoxos con un ajuste clásico sin ningún plan de estabilización.

En estos dos meses Caputo logró una caída salarial del 13% solo en diciembre y una reducción del gasto interanual en enero en jubilaciones (-32%), asignaciones familiares (-36%), obra pública (-75%). Únicamente aumentaron los intereses de la deuda (+139%). Evidentemente, el Estado no se retira, solo cambia de prioridades.

Mientras el hombre de Macri se vanagloria por lograr superávit financiero en el primer mes del año a costa de empobrecer brutalmente a los argentinos, la comunicación oficial gira en torno a disputas personales, memes, insultos, agravios, listas negras, persecuciones. Entretener es la tarea.

Pese a tener todas las herramientas para gobernar según su programa, el presidente señaló que la Ley Ómnibus era fundamental para su gobierno. Su cruzada fue arriesgada dada que cuenta con solo 38 diputados sobre 257. El misionerismo tuvo una actitud destacable, apoyó el proyecto en general y luego exigió la corrección de artículos que decididamente perjudicaban a la provincia.

Los legisladores del FR no se comportaron con un seguidismo ciego ni tampoco obstruyeron desde el minuto 1 de debate, la actitud fue de madurez política para buscar consensos, incluso la posición de crítica constructiva llevó a que distintos bloques no oficialistas dialoguen con Misiones sobre que postura tomar y como encarar el debate en particular.

Al no haber ningún bloque que pueda sesionar por si mismo, ya sea para lograr quorum o aprobar proyectos, debe primar la construcción inteligente, como demostraron los diputados misioneros. La Renovación Neo tiene amplia experiencia y expertise en el manejo de este tipo de situaciones, por lo que acompañó en general lo que decidió el pueblo en noviembre, pero marcó diferencias especialmente en lo que concierne a Misiones.

Se pudo observar diferencias por ejemplo con el bloque mayoritario de la Cámara (UxP), que sigue actuando como si no haya sido protagonista de un fallido gobierno que posibilitó, en parte, que Milei sea presidente.

Una de las consecuencias del accionar misionerista en el Congreso de la Nación es la exaltación de la figura del gobernador Passalacqua, quien es el mandatario con mejor imagen positiva en todo el país. La estrategia prudente en la búsqueda del consenso, sin posturas altisonantes fue lo que lo destacó por sobre sus colegas.

Mate amargo

La insólita designación del puertista Daniel Notta como titular del Instituto Nacional de la Yerba Mate, luego matizada por el secretario de Industria y Desarrollo Productivo de la Nación, uan Alberto Pazo (señaló que no hay nombramiento formal), causó malestar en los productores misioneros.

Notta tiene el aval de los grandes molinos correntinos, por lo que su designación cayó muy mal en un sector como el agro misionero que había apoyado fuertemente a Milei, que comenzó a perder popularidad. Las protestas, los tractorazos de los últimos días no solo fueron para exigir un justo precio de la materia prima, sino para escenificar un apoyo unánime al INYM y el repudio a la intervención del organismo.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *