La aprobación del Presupuesto 2022 en la Legislatura provincial con fuertes inversiones en salud, bienestar social y educación marca la continuidad de un incesante proceso de desarrollo que ubica a Misiones en la senda de un Estado previsible sin importar los impactos negativos de factores externos.

Desde los estudios pioneros del Premio Nobel de Economía israelí Daniel Kahneman se sabe que la toma de decisiones puede ser automática o controlada. En cada caso, nuestras elecciones se ven influidas por sesgos emocionales, interferencias caprichosas y dificultades para regular los procesos implicados. Dichos factores operan a una velocidad tal que ni advertimos su presencia. En contextos de ambigüedad, el cerebro le hace caso a un sistema que “decide por nosotros”, moldeado por el pasado evolutivo, la cultura y la inteligencia colectiva. A veces, si nos demoramos en decidir o decidimos erróneamente a raíz de un impulso emocional, cuando logramos tomar consciencia de los verdaderos efectos suele ser demasiado tarde.

Los neurocientíficos argentinos Agustín Ibáñez y Adolfo García sostienen que existen una serie de sesgos frecuentes y automáticos que influyen en la toma de decisiones. Entre ellos se destacan el estado de ánimo, el grado de autoestima, el rango de posibles decisiones (si son muchas o pocas), los sesgos grupales (la tendencia a confirmar lo que el grupo piensa, guiarse por las decisiones de la autoridad o adecuarse a la decisión del grupo) y otros aspectos sutiles del contexto inmediato. El más claro ejemplo de estos sesgos es el miedo, un fiel mecanismo del estrés, que altera profundamente las decisiones a corto y largo plazo, induciendo cambios plásticos en los circuitos de aprendizaje y recompensa (hipocampo, amígdala y corteza cingulada anterior). La toma de decisiones se ve limitada en trastornos caracterizados por matices del miedo, como la ansiedad, el pánico, las fobias o el estrés postraumático. En estos cuadros, al aumentar la hiperatención a los estímulos negativos y las potenciales amenazas, se reduce notoriamente la flexibilidad decisional, tanto en términos individuales como sociales.

La toma de decisiones también se ve perturbada en personas sometidas al estrés y la amenaza constantes. Dichos individuos desarrollan una especie de miopía del futuro, que les impide contemplar escenarios para tomar una u otra resolución.

Misiones, un Estado previsib

El pasado jueves, la provincia de Misiones se convirtió en la primera provincia argentina en contar con el Presupuesto para el ejercicio financiero 2022 aprobado con apoyo unánime de todos los bloques que componen la Legislatura provincial, el total de erogaciones del Presupuesto General de la Administración Pública Provincial, Administración Central y Organismos Descentralizados asciende a más de 249 billones de pesos, representando más del 63% de incremento respecto al Presupuesto vigente, atento a que contempla la inflación y nuevas inversiones proyectadas por el Estado provincial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *