Cada día que pasa Pablo Schoenfisch (18) está cada vez más complicado y practicamente sólo es cuestión de tiempo que reciba la prisión preventiva de parte de las autoridades judiciales que lo investigan por el ataque a balazos  que acabó con la vida de su madre Faustina Antúnez (53) y dejó con secuelas irreversibles a su padre Arnoldo Schoenfisch (56), ex intendente de la localidad de Santiago Liniers.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *